Extraído de ION Corriente Alterna 05.
Lunes 14 de Octubre 2013.
Por Emmanuel Rosado. @mannyrosadord

Me encuentro escribiendo desde Taizé, un pequeño pueblo de la borgoña francesa. Decidí vivir una experiencia de voluntariado por 3 meses en un monasterio ecuménico* que acoge miles de jóvenes cada semana.

Ha sido una experiencia de formación integral en todos los aspectos de mi vida, partiendo desde el hábito que he asumido de asistir a las 3 oraciones comunitarias diarias que se realizan. Formación bíblica. Tiempo de interiorización y de escritura.
Lo que no hice en mi casa.

He acogido jóvenes que vienen de los 5 continentes del mundo. Preparar el desayuno y el té para más de 4,000 mil personas. Limpiar baños, inodoros y alcantarillas. Trabajos de carpintería, cocinar, limpiar, lavar, fregar. Mis amigos me dicen: Fuiste a Francia, a hacer lo que nunca has hecho en tú país. Entendí que vivir la autenticidad cívica y cristiana es, buscar el rostro de Dios en la simplicidad de la vida, no importa cómo ni dónde.

Mi madre le preguntó a mi hermanita de 6 años, que si le interesaba ir a Francia y ella respondió: «NO, porque no quiero ir allá a limpiar inodoros». Ella no entiende sobre la simplicidad. Yo tampoco lo entendía. Cuando acciono mediante pequeños detalles, Dios a su tiempo, lo ensancha y engrandece. Con lo poco, la imaginación crece y se ve forzada a crear belleza a su alrededor. El conocer personas de todo el mundo me ha hecho ver la autenticidad de la cultura latina. El calor humano, la cercanía, la afinidad con la familia, la alegría y el baile que nos caracteriza. Sin duda, no hay comparación.
La escucha auténtica:

Un hermano de Taizé llamado Etienne, me acompaña semanalmente por una hora. No me cuestiona ni me dice qué hacer, simplemente me escucha. Es la primera vez que un líder me dedica tanto tiempo de calidad. Me puso a pensar tanto en mí. ¿Cuánto tiempo de calidad estoy ofreciendo al que más necesita? ¿Por qué me alejo tanto de las personas?. El tiempo en la tierra no nos pertenece. Aprovechémoslo para marcar vidas… ¡Pero ya!
En este viaje, ando corto de equipaje.

Abriéndome a nuevas cosas. Dejé atrás mi país, familia, amigos, trabajo, banda musical. La distancia me ha mostrado que tenía todas estas cosas tan cerca de mí, que me estaban impidiendo verles a la cara. De regreso sé, que podré valorarles de una manera más auténtica. Según el novelista George Elliot: «Nunca es demasiado tarde para que seas lo que podrías haber sido».

Ser auténtico es respetar al otro en la totalidad y no solo en una etapa de su vida. Sin importar religión, cultura ni raza. Avanzaré en este viaje, recordando que todo el que llegó donde está, comenzó donde estaba. La simplicidad nos guiará a desprendernos de las cosas para poder acoger con mayor intensidad al prójimo. Cito al hermano Roger, fundador de la comunidad de Taizé: «Dios se ocupa de lo que te preocupa».

Si quieres saber más sobre Taizé, visita su página www.taize.fr

*Ecumenismo: es la tendencia o movimiento que busca la restauración de la unidad de los cristianos.

«Autenticidad en la simplicidad»

Category: Corriente Social
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *