Extraído de ION Corriente Alterna 05.
Lunes 14 de Octubre 2013.
Por Cristian Arnaud

Si te ha tocado compartir un tiempo considerable con personas de otras culturas, es muy probable que te hayas visto envuelto en situaciones bien jocosas cuando usamos las mismas palabras, para decir cosas diferentes. Lo que no me hace gracia es que muchas de las cosas que los cristianos decimos acerca de Jesús tienen un significado totalmente distinto para aquellos que no son creyentes. Y esto no le hace bien a nadie: ni a ellos, ni a nosotros, ni a Jesús.
Es sorprendente cómo todas las confesiones cristianas estamos de acuerdo en que los que seguimos a Jesús debemos tratar de reflejar su vida en la nuestra. «Reproduzcamos la imagen de Jesús» es una frase que surge frecuentemente. Las pulseritas y camisetas con la inscripción de  «¿WWJD?» (¿What Would Jesus Do? – ¿Qué Haría Jesús?) son de las más vendidas en las tiendas de variedades cristianas, reflejando que los seguidores de Jesús quieren conformar su vida de acuerdo a la de él. A todo esto, es la misma Biblia la que, por mano de San Pablo, nos pide que imitemos a Jesús.
Estudié desde chico con monjas, mi madre era misionera y naturalmente, en el círculo que crecí lo normal era querer ser un buen cristiano, y eso significaba, imitar a Jesús. Pero cuando llegó la adolescencia ese estilo de vida empezó a parecerme asfixiante, aburrido, totalmente anticuado y sin nada de relevancia para lo que veía en la sociedad. Imitar a Jesús, se reducía a no hacer las cosas que hacían las personas del «mundo», no escuchar la música que ellos escuchaban, o usar la ropa, visitar los lugares, frecuentar las amistades, usar el lenguaje, ver las películas o tener las aspiraciones que ellos tenían. Me parecía que Jesús tenía un estilo de vida totalmente extraño al «mundo», por eso los que le seguían vivían como marcianos.

Abandoné el cristianismo por unos largos años. Es extraño, pero hoy, no hay nada que haga mi vida más apasionante o chispeante que seguir a Jesús. Y si bien es cierto que seguirle a él influye en mi manera de vestir, la música, los amigos, lugares y decisiones que tomo al actuar, no es eso lo que me identifica como su seguidor. Imitar a Jesús es algo mucho más relevante que eso. Mi identidad como discípulo suyo no me la da el distinguirme de los demás y hacer lo contrario a lo que ellos hacen. Me la da algo más cristo céntrico que eso.

Jesús decía que él no hacía nada por su cuenta, que él sólo hacía lo que veía hacer a su Padre. Llegó a decir que ninguna de las obras que él hizo eran autoría suya sino exclusividad de su Padre ¡mmm! ¡Interesante!. Entonces, imitar a Jesús significa tener esa misma actitud constante que él: hacer aquello para lo que fue creado.  Es el mismo San Pablo quien nos motiva a que cada uno de nosotros viva conforme a lo que le ha asignado el Señor, cada cual como lo ha llamado Dios (cf. 1 Corintios 7, 17) si quieres leer más. Imitar a Jesús es identificar cuál es la asignación que Dios ha preparado para ti y desarrollarla. Imitar a Jesús es un llamado a que seas lo más auténtico y original posible, tal como lo fue él. Claro que eso afectará tu conducta y tus hábitos, pero será algo que pase, porque descubrirás el motivo para el que fuiste creado y no porque quieres ser diferente por el mero hecho de serlo.
Dios no te creó para meterte en un molde genérico, por más santo y excelso que parezca, para que vivas restringido y forzándote a caber en Él. Al contrario, él creó un plan y propósito único para ti, hay una misión específica para ti y no encontrarás nada más excitante y motivante en tu vida que perseguir esa meta. S. Kierkegaard decía que «santo es el hombre que encuentra esa única cosa y vive por ella».
Unos versos en las Sagradas Escrituras dicen que Dios llama a cada estrella por su nombre. Hay 10 elevado a la 20 potencia de  estrellas por cada ser humano habita el planeta. Pues Dios, que sabe a ciencia cierta, cuál es la estrella «Próxima Centauri», te concederá la gracia de conocer los planes específicos que ha preparado para ti.

«La estrella Próxima Centauri»

Category: Corriente Divina
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *