Extraído de ION Corriente Alterna 06.
Lunes 14 de Octubre 2013.
Por Dra. Erika Arias Ortiz

La mayoría de las personas se interesan por «mejorar» su forma de alimentarse por cuestiones estéticas. Cada día hay más dietas, inventos mágicos, soluciones relámpago, cuyo único beneficio es que te dan un resultado en poco tiempo. Asi mismo vemos como cada día hay más intentos fallidos de bajar de peso o mantenerlo, más problemas de salud física y mental.

Quiero hablarte de como la buena alimentación va más allá de los beneficios estéticos que nos pueda brindar. De esta manera, te aseguro, que vas a poder comprometerte contigo mismo y obtener resultados excelentes para tu salud. Dejemos de separar salud y estética, ambas van de la mano, y con voluntad y buen ánimo podrás lograr tus metas.

«¿Y tú te vas a comer to’ eso? ¡Ma’ bueno que e’ así!»

Mientras más comes, más calorías quemas: dejar de comer o ingerir cantidades pequeñas de comida, como si fueramos pajaritos es un error. Nuestro metabolismo, nuestras hormonas, responden a señales que da el cerebro cuando ingerimos alimentos. Lo ideal es hacer una buena elección de tus alimentos, agregar fuentes proteicas, grasas saludables, vegetales y frutas con bajo contenido de azúcares. Comer cada tres horas activará tu metabolismo, te ayudara a mantener niveles optimos de energía, y todo tu organismo tendrá lo necesario para funcionar correctamente. Dejar de comer no es una opción, tal vez bajes de peso, pero esto se debe a que pierdes músculo y con ellos muchas de las funciones del cuerpo se afectan, baja la pérdida de grasa, el metabolismo se pone lento y todo esto acelera el envejecimiento.

«¿Tú a dieta, y comiendo carne roja? Qué dieta más bonita…»

Las carnes y las grasas son exelentes comidas para el cerebro: ¡Rompe el mito! La carne roja es rica en vitaminas del complejo B, hierro y proteínas, además tiene un contenido de calorías limpias bien alto, esto garantiza que tu cuerpo reciba la energía que necesita para funcionar. El cerebro usa el 20% de la energía total que consume tu cuerpo, por lo tanto, es recomendable tener energía utilizable suficiente para que el cerebro trabaje de manera optima. Las grasas saludables que contienen omega 3,6 y 9, como las que encontramos en las nueces, mantequilla, aguacate y aceite de oliva, protegen el cerebro y hacen que funcione mejor; piensas mejor, mantienes tus niveles de stress controlados, disminuyen los dolores de cabeza, mareos, problemas de vision y movimiento y esto pasa porque nuestro cerebro esta hecho de grasas. La membrana de las neuronas esta compuesta por ácidos grasos y la Mielina (capa protectora del cerebro) esta constituida en un 70% de este tipo de grasas. Por eso las dietas bajas en grasas te ponen de mal humor.


«¿Qué desea ordenar? – Una hamburguesa… y una cola light, porque estoy a dieta»

El agua es la unica bebida light y la que más hidrata de todas: Además te ayuda a perder peso y detoxificar tu cuerpo.

La deshidratación cronica por ingesta baja o no adecuada de agua puede ser la causa de: cansancio constante, problemas de digestion porque se necesita agua para producir ácidos que ayudan a absorber nutrientes y tambien disminuye la actividad enzimatica y hormonal. Estamos hechos de agua, no la subestimes, debes tomar un mínimo de tres litros de agua al día.

«Voy a desayunar “light”, un cereal integral sin azucar…»

Alimentos alérgenos, ¡evítalos! y no hablo solo de alergias como picazón, ronchas y dificultad para respirar. Ciertos alimentos causan asma, dolores articulares, te hacen más propenso a lesiones, inflamación cerebral, causan migrañas recurrentes, disminución de la visión, cambios de humor, pérdida de concentración y enfermedades neuronales, incluso, te hacen alérgico a otros alimentos aunque no a ellos mismos. Las legumbres, los lácteos y los alimentos que contienen trigo, malta y cebada, causan estas reacciones, evitalos en la medida de lo posible, no te acostumbres a consumirlos, no importa que te los vendan como integrales o reforzados.

¡Dile «no» al autosabotaje!

¡Comer bien no es un estrés! Deja de lamentarte cuando empieces un plan de alimentación. No le llames dieta. Dile a todos y a ti mismo que esto es algo que haces por tu salud. Cuando te comprometes a cuidar tu cuerpo y a sentirte bien por estas razones, vas a ver como será más fácil el día a día.

Disfruta tus comidas, conoce y trata de comer nuevos alimentos que tal vez no comías antes, crea y adapta platos a una versión más saludable y no olvides premiar tu esfuerzo de vez en cuando con algún antojito. ¡Es un proceso que depende de ti! !No te sabotees!

Bienvenidos a este espacio donde trataré de guiarte y ayudarte a tomar mejores decisiones, tu cuerpo es el templo… y hay que cuidarlo.

¡Contigo en fuerza y salud!

«Para el que no le funciona ninguna dieta»

Category: Corriente de Salud
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *