Fuente: ION 20 (Corriente Deportiva)
Escrito por: Luis Reyes (@lu1sreyes)

El deporte regularmente es reconocido por ser una actividad que nos brinda muchísimos beneficios, dentro de los cuales se pueden mencionar, la salud, competencia, liderazgo, trabajo en equipo, disciplina, entre otros. Sin embargo, uno de los beneficios menos mencionados en el deporte es el beneficio de la libertad.

Cuando iniciamos un deporte desde pequeños, lo primero que nos emociona del mismo es la libertad de correr, saltar, usar nuestras fuerzas, demostrar nuestro talento y la atención que recibimos. Pero, ¿qué pasa cuando un atleta llega a los niveles profesionales o a un nivel de fama en el que todo movimiento y decisión que se toma y se juzga?

Los cristianos ¿víctimas de la libertad de expresión?
Un caso que llama mucho la atención es el de Tim Tebow. El fue dos veces campeón en el nivel colegial y gano el trofeo Heisman en el 2007, premio otorgado al mejor jugador colegial de futbol americano. Sin embargo, Tebow tomo la libertad de expresar su fe y nunca ha sido tímido con sus valores y creencias cristianas.

Aunque este tipo de expresión regularmente es aceptable en los medios sociales, Tebow fue víctima de burlas y de una atención excesiva de los medios por las demostraciones públicas de su fe religiosa, lo cual finalmente terminó afectando su carrera.

¿Está la fe encadenada?
Este tipo de situaciones, al igual que muchísimos casos más, nos lleva a preguntar si de verdad existe la libertad de expresión de la fe en los deportes.
En un mundo lleno de fama, dinero, y en el caso de los hombres, virilidad, es difícil decir que un atleta puede ser libre de expresar cosas personales. Hay muchas personas que se cohíben de expresar su creencia religiosa en sus lugares de labor, por lo que volvemos y nos hacemos la pregunta, ¿se puede ser uno mismo en los deportes? ¿O en donde sea que labores y vivas?

La realidad es que ningún deporte censura que te presignes en el juego, o que alces una corta alabanza al anotar un punto. Desde luego, hay reglas en las diferentes canchas que hay que respetar, y se puede suponer que el exceso de cualquier manifestación será controlada. Pero tanto en el deporte como en cualquier otra labor, hay que tener buen juicio, y esto no ta hace menos cristiano.

El estilo de vida se expresa con acciones.
La verdad es que la fe es un estilo de vida, y no es algo que debe salir solo los domingos, o el día que te congregas. Para expresar tu fe no hay que hacer mucha algarabía ni llamar la atención. Sencillamente ser tu mismo y tener tu mirada en Cristo en lo que hagas. Expresar tu fe no es vociferar salmos y citas bíblicas de memoria, es el trato con tus colegas y amigos, es cómo te expresas con los demás y lo bien que cumples con tus responsabilidades.

Así que estés donde estés, vayas a donde vayas, aprende las reglas del lugar y adaptate, pero eso no significa que tu cristiandad deba ser censurada o escondida. Se comedido, y muestra a Jesús más que con palabras, con tus acciones. //

¿Está llena la fe encadenada?

Category: Corriente Deportiva
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *