Por Patricia Hane

Uno de los más grandes íconos de la moda francesa y de todos los tiempos es Coco Chanel, quien tuvo una gran destreza para empoderarse de su vida. Como persona, era de resaltarse su determinación, ambición y vitalidad. Como empresaria del mundo de la moda fue admirada, respetada y halagada por todos los aportes que hizo a la industria. También por la confianza y nuevo estilo que le brindó a la mujer de su época, y por ser especialmente una mujer que nunca pasó de moda mientras vida tuvo.

Antes de la fortuna

Pero para Coco, este cuento de hadas no comenzó desde el momento en que salió del vientre de su madre. Todo lo contrario. Su familia era de escasos recursos, tanto así que sus padres no la podían mantener a ella y a sus hermanos. Cuando tenía 11 años de edad, muere su madre. Su padre se declaró incapaz de criar a Coco y a sus otros cinco hermanos, por lo que la envió a estudiar a un orfanato donde fue educada por monjas hasta que alcanzó la mayoría de edad y salió tras sus sueños.

Muy pronto fue reconocida por los sombreros con los que abrió su primera boutique. Muchas mujeres de la farándula y la alta sociedad la comenzaron a contratar. Pero no fue por su linda cara, fue a base de mucho trabajo, poniendo su mente en pro a la creatividad y buscando siempre un cambio a la moda femenina.

Coco Chanel se convirtió en la más sofisticada diseñadora de su época. Ya no solo confeccionaba sombreros, sino ropa para mujer como el denominado «Little black dress», accesorios y perfumes como el famosísimo Chanel No.5. Ella dejó un legado indeleble en la historia de la moda francesa y del mundo entero.

INSTAGRAM - Corriente de moda

La vida de Coco nos demuestra algo: querer es poder. Si tenemos las ganas y las metas trazadas, y ponemos todo nuestro empeño y dedicación, lograremos lo que nos proponemos. No tiene que ver que tengas escasos recursos, o que seas una persona adinerada que ha sido acostumbrada a que se lo den todo, si utilizas tus propias virtudes y reconoces tus flaquezas para mejorarlas, los pasos que daremos serán de victoria. Y sin nunca olvidar que quien nos lleva de la mano siempre y cuando le demos la potestad, es Dios.

Motívate a dar el paso que tanto quieres dar, ese que te da miedo y vergüenza, ¡empodérate! «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece». Filipenses 4, 13 //

La historia no contada de Coco Chanel

Category: Corriente de Moda
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *