Por Patricia Hane
Amante de la moda y propietaria de Pahu Designs.
Fotografía: Fuente Externa

Esta vez no les voy a hablar de el último «¡guay!» de la moda ni de las tendencias, colores y estilos ni de Coco Chanel ni Karl Lagerfeld. Hoy veremos la ropa en si misma, como una necesidad básica del ser humano. Y es que aunque muchas personas no lo vean, la ropa es una necesidad. Estar vestido nos brinda dignidad humana, nos cubre y nos abriga el cuerpo.

Desde el Principio

Dios llamó al hombre y le dijo: «¿Dónde estás?» Este contestó: «He oído tu voz en el jardín, y tuve miedo porque estoy desnudo; por eso me escondí». Génesis 3, 9-10

Desde el inicio de los tiempos, como podemos ver en el libro del Génesis, el hombre siente vergüenza de estar desnudo, de que su cuerpo sea expuesto y con ello su dignidad. Por eso es tan importante para nosotros como personas el cubrir nuestro cuerpo, en la antigüedad lo hacíamos con hojas y pieles de animales, y hoy en día con eso que tanto nos gusta a las mujeres y a muchos hombres: la ropa.

Vestir al Desnudo

Da muchísima pena que en pleno año 2016 todavía en nuestro planeta tierra existan personas que no tengan los medios para vestir su cuerpo, para cubrir esa necesidad tan básica y esencial que tiene cada ser humano. ¡Pero no todo esta perdido! Dios ha iluminado a un gran ser humano, al papa Francisco. Él ha declarado este año jubilar como el año de la misericordia y una de las obras de misericordia es justamente vestir al desnudo.

Todos tenemos mucha ropa en nuestro closet que no utilizamos. Yo estoy segura que si cada mujer de República Dominicana saca al menos una docena de prendas de su closet llevamos a cabo la tarea de proveer a los que no tienen con qué vestirse en nuestro país. Así que chicos y chicas: ¡a reorganizar nuestro closets!, pero también los de sus hijos, esposos, novios, amigos y padres. ¡Vamos a vestir a los necesitados!

¿Cómo hago para elegir qué sacar de mi closet?

Para hacerlo un poco más simple aquí te doy unas preguntas para que consideres cuando estés frente a tu closet sin saber que sacar:

1. ¿Cuáles prendas tienes mucho tiempo que no usas?, ya sea porque pasó de moda, porque no te sirve o porque simplemente dejo de gustarte.

2. ¿De verdad voy a usar eso? Y se sincero con la respuesta je je je.

3. ¿Me sirve? Mídete cada pieza de ropa para que te convenzas de que ya no te sirve o no te gusta y así te convences más rápido de que debes regalarla al que si le pueda servir.

4. ¿Tengo un amigo que me diga la verdad en la cara? Invita a un amigo o amiga para que te ayude y te diga crudamente si te queda o no esa ropa. A veces necesitamos un empujoncito o segunda opinión para poder sacar algo de nuestro closet.

5. Empaca la ropa en fundas plásticas grandes por talla. Así será más fácil distribuirla a las personas de cada talla que la necesiten.

¿Dónde entrego la ropa que saqué? 

Esta es la parte más linda y gratificante. En nuestro país tenemos muchas instituciones que siempre están necesitando donaciones: orfanatos donde hay miles de niños sin padres que no tienen quien les compre ropa; hospitales con muchos enfermos necesitados; las iglesias y conventos que tienen grupos que dan asistencia a los sectores más pobres de sus alrededores.

Pero también hay mucha gente cerca de ti que igual necesitan: el seguridad de tu casa, residencial o barrio; el niño limpia botas que siempre pasa por tu calle; los del delivery o (si tienes) la muchacha del servicio.

En fin, lo que más hay son personas que necesitan ayuda. El país necesita personas como tú y como yo que tomen la misericordia en sus manos y salgan a ayudar al necesitado como decía Madre Teresa de Calcuta:

«Una persona a la vez ».

 

Ropa = Dignidad

Category: Corriente de Moda
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *