Si has visto un dibujo como este en la calle, te presento a la cara detrás del lápiz. Su nombre es Rafael de los Santos, pero todos lo conocen como «Poteleche». El pasado 2015 fue parte de varios dominicanos que participaron en el TEDx Santo Domingo y nos habló sobre algo que dice mucho a cada uno de nosotros: la Bondad Agresiva.

1. Cuéntame Pote, ¿A qué te refieres con el término «Bondad Agresiva»?

Bueno, originalmente le había puesto «Anti-Antiestablecido» a la charla, pero la gente de TEDx hicieron el valioso aporte de darle este título en base a lo que se expuso. A lo que me refiero con esto de luchar contra la posición pasiva que suele tener la gente «buena», en la que ser bueno significa no meterse con nadie, mientras los gestores de los anti-valores (u otras manifestaciones negativas) son tan activos y tan eficientes en difundir su mensaje.

2. ¿Eres creyente de que el mundo está como está, no por la diligencia de los malos, sino por la negligencia de los buenos?

Yo diría que es por las dos cosas y por muchos otros factores. Quizás el más importante, a mi entender, es que se ha ido debilitando la familia como fuente principal de bondad y de amor. Yo soy quien soy 100% por la crianza que tengo, la comunicación que tenemos, de lo que hemos hablado y hablamos, cómo nos llevamos. A partir de ahí se desencadenan todas las decisiones que tomo, los amigos que elijo, mi trato con los demás. Me parece que las personas que salen de un hogar unido, cariñoso, de buena comunicación, tienen menos posibilidades de confundirse sobre qué es lo bueno o qué es lo que realmente los hace felices.

3. ¿Crees que podemos hacer las cosas bien y marcar la diferencia en el mundo, sin pasar por anticuados ni aburridos?

Completamente. De hecho es un reto divertido para mí hacer reír todos los días, siendo 100% dominicano y pícaro y todo, pero sin ser indecente o sin usar un tono inapropiado.

Así mismo ha sucedido incluso con raperos, con marcas, y muchos otros casos. De hecho, me parece que incluso el mundo está en un momento muy receptivo en ese sentido. Mucha gente me menciona específicamente eso de que se dan cuenta que manejo el tono de mi contenido, incluso siendo jóvenes y siendo gente que no tiene hijos, ni es necesariamente creyente, pero que lo valora, eso deja dicho que si hay cabida para desintoxicar un poco el mundo.

4. ¿Cómo podemos cambiar esa «Bondad Agresiva» a una «Misericordia Agresiva»? 

Se trata precisamente de tomar acción, es el significado principal. De no quedarte en la teoría, sino utilizar cualquier vehículo que tengas a tu disposición para amplificar la bondad que tienes dentro. No es solo «no causar problemas» sino tratar de solucionar problemas que ya existen o de afectar positivamente todo lo que puedas.

5. Nadie es tan malo como para no poder comenzar a hacer las cosas bien, ¿cierto? 

Hay miles de ejemplos de personas que tuvieron una vida muy negativa y luego dieron un giro en su vida, de hecho es casi un cliché de la vida religiosa. Lo complicado del asunto es que tiene que salir de uno mismo, y hay gente que

disfruta demasiado dejándose llevar de su lado malo como para darle un chance a su bondad a actuar. Pero me parece que sí, que todos pueden comenzar a hacer las cosas mejor, mejor y mejor.

6. En tu caso, en tu aspecto de muralista, ¿Qué te diferencia de un simple grafitero?

Yo no lo llamaría «simple grafitero», ya que es una forma de arte que respeto y de la cual soy fanático por muchísimas cosas, incluyendo el dominio a nivel técnico y estético que tienen los buenos grafiteros.

Pero las diferencias más notables son que yo, por lo regular, pido permiso para pintar, porque me di cuenta que no tenía por qué hacerlo ilegal. En este país es muy fácil conseguir que te cedan un spot. Estamos en un momento privilegiado en cuanto a eso porque en las grandes ciudades es complicado pintar en un lugar céntrico.

Otra diferencia es que nunca hago piezas en las que el protagonista sea mi pseudónimo, algo muy característico del grafitti. Yo trato de hacer ejercicios gráficos que me parecen interesantes o comunicar algo relacionado al contexto en donde está la pieza. Aquí quizás el objetivo principal es bien egoísta, porque yo disfruto hacer mi pieza y verla terminada, pero luego está el de que las personas que viven alrededor se sientan dueños de ella, que no sea algo que llega y se impone, sino que sea bienvenida. Eso no a todo el mundo le interesa, pero para mí es muy importante.

7. ¿Crees que tu formación en Dios ha ayudado a establecer tu forma de pensar en cuanto a los valores?

Me parece que ha sido al revés, mis valores familiares me han hecho darle un lugar importante a Dios en mi vida. Quizás si hubiese nacido en otro país, en otra cultura, todo fuera diferente, pero agradando a Dios siento que estoy agradando a mi familia, estoy construyendo sobre eso que mis padres han ido poniendo en nosotros. Manteniéndome en contacto con mi fe, me siento con ese nivel de paz que solo se consigue en tu casa.

8. El Papa Francisco ha declarado este año como el año de la misericordia. ¿Cómo crees que podemos ser más y mejores entes misericordiosos? 

¡Uffff! las posibilidades son infinitas. Para mí eso va desde sonreírle a la gente, ser agradecido con quien te atiende o con tus compañeros, decirle a tu gente que la quieres en el momento que sea que lo sientes, ayudar a alguien a hacer las cosas mejor enseñándole algo.

Hay un montón de cosas que no cuestan nada y que poco a poco te van cargando de una energía positiva, que es lo que luego le ponen un título tipo «The Secret» y te lo venden en un libro o en un documental. Pero, al final, lo que quiere ese Dios que nos tocó a nosotros en este lado del mundo, o el que le tocó a otros en otro lado, es que todos seamos buenos unos con otros.

Bondad Agresiva con «Poteleche»

Category: Gente con Onda
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *