Ningún artista irradia más luz que aquel que, además de cantar y hablar de Dios, puede intervenir en la consagración del pan eucarístico. Hoy te presentamos al Sacerdote jesuita Cristóbal Fones, uno de los cantautores de música católica más importantes de Chile, y responsable del «flash mob» que se viralizó en el 2015 llamado «100 voces para Cristo» en el Mall del Centro Concepción. En su ministerio se ha acercado mucho al pueblo Mapuche, aborígenes ubicados en el sur de Chile y ¡cuántas cosas nos ha compartido!

1. Sacerdote y músico… ¿Cómo fue su incursión en la música? 

La verdad es que no tengo mucho que decir sobre mi incursión en la música. En los orígenes fue de oído: aprendí a tocar guitarra viendo a mi hermana y de tanto practicar en la iglesia. No tenía mayores estudios, hasta que después ya estando en «La Compañía de Jesús», estudie por dos años un diplomado en Boston, en el Berklee College of Music», donde un gran compositor dominicano estudió también, Juan Luis Guerra. Recién ahí pude poner un poco más de teoría a lo que yo ya llevaba de mucha práctica y experiencia.

2. ¿Y cómo se sintió ante el llamado a la vida religiosa?

La sensación que me dio cuando descubrí mi vocación fue de miedo y de profunda alegría. Pero elegí no dejarme llevar en mis decisiones por el miedo, sino por la alegría y pues aquí estoy, gracias a Dios.

3. ¿Qué significa la espiritualidad ignaciana para usted?

La espiritualidad ignaciana, te invita a leer el evangelio e interpretar la realidad a partir de la experiencia espiritual de San Ignacio de Loyola. Esto ha marcado mi vida desde pequeño. Estudié en un colegio jesuita, pero he ido profundizando a lo largo de mi vida. Pienso que la espiritualidad ignaciana me ha dado libertad para ser yo mismo, para expresarme con los dones que Dios me ha dado y para confiar en su gracia.

4. ¿Cómo ha sido su vida en Chile?

Maravillosa, porque mi país es fantástico. He estado en muchos países, en varios lugares y en barrios diferentes. He trabajado en sectores muy necesitados y también en otros más acomodados y he aprendido a ser puente dentro de mi propio país, no solamente entre ricos y pobres, entre mapuches y chilenos, sino también entre el mundo diocesano y la Compañía de Jesús. Creo que el Señor me ha permitido cumplir un rol de unificación y comunión que estoy muy agradecido de haber vivido.

5. ¿Cómo ha impactado el pueblo Mapuche en su música y en su vida?

Creo que la principal forma en que me ha impactado es que me ha humanizado. Yo pensaba que iba a evangelizarlos y salí evangelizado por ellos absolutamente. Son gente muy sencilla que está en una lucha muy necesaria y difícil. A veces por caminos que no me parece que son los más adecuados, otras veces sí. A mi lo que me toca es acompañar, estar muy cerca de corazón, a esa deuda histórica que tenemos con nuestros pueblos indígenas. Aprender y rescatar todo lo que ellos puedan enseñarnos para vivir más propiamente el evangelio de Jesús.

6. ¿Cómo ha logrado hacer el enlace entre el sacerdocio y la música?

No lo sé. Aparece espontáneo. Yo soy sacerdote y simplemente canto y ya está. Nunca lo he pensado, no me he planeado como un profesional de la música, ante todo me siento un discípulo misionero de Jesús y pues eso, cuando aparece, compartirlo musicalmente y ya está.

7. ¿Por qué concierto oración en vez de solo concierto?

No tengo nada en contra de los conciertos, me parecen muy importantes, pero lo que yo hago no es entretención musical. Ofrezco un medio, que es la música, para favorecer un encuentro que ya no me pertenece, entre Dios y cada una de las personas que asisten. Por eso trato de cambiar el esquema: aquí no vamos a ver a un artista en su calidad musical, sino que vamos a vivir una experiencia con Dios, facilitada por un artista, en este caso mi persona y mis canciones. Pero el foco es diferente. Lo que yo quiero que se lleve la gente de estos encuentros, no es «¡Qué lindo canta el padre!», o «¡qué bien habla!», sino «¡qué profundo me ha hablado Jesucristo en esta noche!».

8. ¿Cuál es el mensaje que quiere transmitir sus canciones?

Ante todo un amor profundo por la vida de cada ser humano, creyente, no creyente, hombre, mujer, en toda nuestra diversidad. En segundo lugar que Dios nos quiere incondicionalmente. Justamente descubrir esa verdad es la que nos permite vivir más felices y más esperanzados.

9. ¿Cuál es la diferencia entre su música y la de otros cantantes cristianos?

Hay otros cantantes cristianos que hacen mucho mejor música que la mía (je je je), creo que esa es una diferencia, que cantan mejor. También creo que lo que yo puedo aportar es muy humilde, muy sencillo, pero lo hago de corazón. Yo vengo del sur de américa y también se refleja en el tipo de música que hago, el origen también de donde vengo. Me gustaría tener más sabor en mi música, más ritmo, pero no lo tengo, aunque he explorado un poquitito por aquí y por allá. Pero pienso que lo que yo tengo que aportar es justamente lo que traigo y eso es lo que a muchas personas también les ayuda.

10. ¿Qué cree que es lo que necesita hoy el joven?

Que confíen en Jesús, que le crean y que puedan arriesgar más. Los veo muy asustados, muy temerosos de no cumplir los estándares que nosotros los adultos muy desgraciadamente les hemos impuesto de lo que significa ser exitoso y feliz.

11. ¿Qué cree que la iglesia necesita para atraer esos jóvenes?

En primer lugar, creo que la iglesia necesita ser más humilde, escuchar más. Antes de llegar y hablar, tenemos que descubrir en qué está nuestra gente. Y segundo creo que la iglesia, con muy recta intención y por muchos años, ha buscado entretener para reclutar. Hoy día no me parece que la evangelización consiste en el reclutamiento de personas, sino ofrecer un tesoro que nosotros tenemos.

Más que buscar entretener, tenemos que ofrecer lo que no ofrece el mundo: profundidad, acogida y valoración de cada uno de nosotros. Creo que la iglesia comparte ese tesoro desde los inicios de su existencia y nosotros estamos ahí para ofrecerlo con amor.

12. ¿Qué significan para usted estas palabras?

Vulnerable: Honestidad.

Tierra: Raíces.

Barro: Identidad propia.

Guerra: Tristeza.

Paz: Esperanza.

Mapuche: Mi pueblo querido.

Castidad: Un camino paraamar a cuerpo entero. //

Cristobal Fones: El sacerdote que lleva a Jesús con la Música

Category: Artistas De Luz
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *