Fuente: ION 24
Escrito por: Patricia Hane

Como hemos estado hablando de la santidad en toda esta edición, voy a dedicarme a responder las preguntas más frecuentes relacionada a la «moda» de las vestiduras de los religiosos. Así como en la industria de la moda hay muchos estilos de vestimentas, también en la iglesia tenemos muchos «estilos».
Estos están definidos de acuerdo a la orden que pertenezca el religioso y tienen unos significados que representan los pilares de cada orden.

A continuación les detallo los ejemplos que más vemos y nos llaman la atención en nuestras iglesias y conventos.

Los Franciscanos

Este ropaje es muy distintivo porque denota un tono de pobreza y simplicidad. Este consta de tres elementos principales:

El Cordón: usado antiguamente para atarse el sayal, lleva tres nudos que representan los fundamentos de la vida franciscana que instituyó San Francisco al crear la Orden Franciscana, que son nombrados de abajo hacia arriba: OBEDIENCIA, CASTIDAD y POBREZA.

El Hábito: que es de color marrón, es un signo de penitencia o conversión. La toma del hábito, es una ceremonia pública y viva, el candidato se despoja del «hombre viejo» para tomar un nuevo hábito «hombre nuevo», imagen de la vida nueva que va a comenzar. Recibir el hábito, es vestirse de Cristo, es comprometerse a tomar la vida de Cristo como norma de conducta, todos los días de nuestra vida. Actuar como lo hubiese hecho Cristo en nuestro lugar.

El Escapulario: Está hecho de fieltro marrón sobre el que se cose unas telas o estampados que representan en el centro, dentro de un óvalo: el escudo franciscano: son los brazos de Jesús y Francisco saliendo de nubes y detrás está la Cruz.

Las Misioneras de la Caridad

Este ropaje se hizo famoso con la ahora beata Madre Teresa de Calcuta. La orden religiosa que la usa fue fundada por ella en el año 1950 en Calcuta, India. Su misión es ayudar a los más pobres.

Su ropaje es bastante diferente a las otras órdenes religiosas. Está compuesto por un sari indio tejido en algodón pobre, blanco como los que usan las mujeres más pobres de la India. El borde lleva una franja azul, que simboliza su deseo de imitar a la Virgen María. La pequeña cruz sobre la espalda es un signo distintivo de que esta «armada» del amor de Cristo para los pobres entre los más pobres. Y como calzado unas humildes sandalias en los pies.

Con respecto del sari la beata decía:

«El sari permite a nuestras hermanas sentirse pobres entre los pobres, iguales a los enfermos, a los viejos, de este modo nuestra forma de vestir nos acerca a sus vidas…»

Los Sacerdotes

Este es el que vemos a diario, pero muchas veces no entendemos por qué la selección de colores y estilos.

La Casulla: Vestidura Sagrada que sirve para celebrar la Misa. Está abierta por lo alto, para que entre la cabeza, y por los lados; cae por delante y por detrás desde los hombros hasta media pierna. Es el símbolo de caridad, que hace dulce y suave el yugo de Jesucristo.

El presbítero o el obispo que preside la Eucaristía se reviste la casulla: su nombre ya indica que es como una especie de «casa pequeña», a modo de manto amplio que cubre a la persona. La casulla es el indumento litúrgico que ha venido a caracterizar sobre todo la celebración eucarística. Se usan en diferentes colores:

Blanco: Representa las fiestas y solemnidades.
Verde: Se utiliza en tiempo ordinario.
Rojo: Representa las fiestas de los mártires y misas especiales de los santos.
Morado: Para la Semana Santa y cuaresma, así como para la misa de difuntos.

El Alba: Es una amplia túnica que cubre al celebrante de arriba a abajo y se sujeta a la cintura con un cíngulo, simboliza la pureza del corazón que el sacerdote ha de llevar al altar.

El Cíngulo: Cordón o cinta de seda o de lino, con una borla a cada extremo, que le sirve al Sacerdote para ceñirse el alba.

Los Obispos

Los Obispos católicos (Obispos y Arzobispos) usan los mismos ornamentos que el Sacerdote cuando van a celebrar la Santa Misa incluyendo otros ornamentos para destacar su calidad de legitimo sucesor de los Apóstoles y de jefe de la Diócesis de la cual es Pastor. Éstos son:

El Palio Arzobispal: Banda de lana blanca en forma de collarín, adornada con seis cruces de seda negra. Es la insignia exclusiva de los arzobispos residenciales o metropolitanos. Es semejante a una estola y se utiliza a modo de escapulario. Es de tela blanca salpicada de cruces, que les envía el Papa como distintivo de su especial dignidad.

Mitra: Es un bonete alto de forma cónica, del que cuelgan dos tiras en la parte de atrás y que es usado por los obispos. Que tenga la mitra sobre la cabeza, quiere decir que lleva la ciencia de ambos Testamentos.

Anillo Pastoral: El anillo es signo de alianza. No sólo deberá llevarlo como muestra de fidelidad, sino principalmente para demostrar que vela para dar a Cristo como único esposo, a las almas que le fueron encomendadas.

Solideo: Pequeño sombrero redondo de color morado que llevan los prelados. En palabra latina significa «Solo a Dios», y es un casquete que cubre la parte posterior de la cabeza, y que es usado por el Papa en color blanco. Los Cardenales la llevan de color rojo y los Obispos y Arzobispos violeta.

Cruz Pectoral: Es usada por Obispos, Arzobispos y Cardenales. En tiempos antiguos se usaba sobre el pecho una cruz ricamente adornada con piedras preciosas, hoy en día es de metal pintada de dorado o plateado, pero recientemente se está popularizando una nueva moda donde la han comenzado a usar de madera. Es usada además por los Sacerdotes de grados superiores tales como Archimandritas, Abbades, Archiprestes, etc.

Los Caballeros de la Virgen

Quizás de los ropajes más épicos de los religiosos católicos.

La túnica: es marrón para los diáconos y padres, mientras que los laicos consagrados utilizan una túnica blanca. Los jóvenes, que comienzan su experiencia vocacional, utilizan el hábito de novicio: túnica y escapulario ocres. Al sector femenino corresponde una túnica de color dorada, cubierta por el escapulario marrón.

La capucha: La utilizada por los clérigos y los laicos consagrados que han profesado los votos perpetuos, es un signo y una invitación a la vida contemplativa.

La cruz: Esta es inspirada según el modelo de la Cruz de Santiago de Compostela: símbolo por excelencia del peregrino que busca la patria del Padre Celestial. De esta cruz surgen flores que quiere decir que el dolor soportados con esperanza cristiana, florará en alegría y dulzura. La cruz es roja y blanca, dividida a su vez por un cordón dorado. El blanco representa la pureza de espíritu y de cuerpo y el rojo, el amor y el sacrificio llevado hasta el holocausto, a imagen de la Preciosísima Sangre vertida por el Cordero Inmolado. Y el dorado, la belleza y la excelencia del estado de santidad al cual todos los bautizados son llamados por el Cristo Salvador.

En el escapulario del hábito de los Heraldos la cruz parte desde el cuello hasta las rodillas, a fin de indicar que aquel que quiera seguir a Cristo debe saber portar la cruz en toda su largura, como afirma el Divino Maestro:

«Si alguno quiere venir después de mí, que renuncie a sí mismo, tome su cruz y me siga» (Lc 9,23).

La cadena: Esta va ceñida a la cintura y simboliza la «verdadera devoción» a la Virgen, enseñada por San Luis María Grignon que invita a consagrarse como «esclavo de amor» a Jesús, por las manos de María, y a simbolizar esta devoción portando una cadena en la muñeca o en el cuello.

¿Quién dijo que la vida del religioso no involucra moda?

Como dijimos antes, con la moda nos identificamos, y estos pocos ejemplos que hemos dado nos muestran que nada es «porque si». Todo tiene un significado que nos acerca a Cristo. //

La vestimenta de los religiosos

Category: Corriente de Moda
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *