Fuente: ION 25

Escrito por: Emmanuel Rosado

¿Quién motiva al líder?

Si el líder es la persona encargada de influenciar y motivar a otros, ¿de qué manera este puede lograr auto-motivarse?

No es un «Fly Al Catcher»

Ser líder es un trabajo que puede ser desgastador. Lograr que otras personas de manera armoniosa y sincronizada puedan avanzar hacia un objetivo común, es una tarea muy delicada y complicada. Además, el líder suele tener un alto cúmulo de cargas emocionales, físicas y psicológicas por el tipo de trabajo que realiza. ¡Créanme, trabajar con personas no es nada fácil!

El factor X

Hemos visto grandes líderes que han logrado movilizar masas. Alcanzando la cúspide mediante su accionar y dejando un legado en la tierra. Todos estos líderes religiosos y no religiosos, a mi entender, deberían de tener algún factor en común.

Analizando algunos líderes tales como: Jesús, Juan Pablo Duarte, Papa Francisco, David Ortíz, Nelson Mandela, Michael Jordan, Gandhi, entre otros, he llegado a una  simple conclusión: Los motiva una causa o un ser mayor.

La causa mayor

A nosotros los cristianos nos motiva «Jesús». ¿Pero, quién motivaba a Jesús?, su padre «Dios»; ¿Pero, quién motiva a Dios? nosotros sus «hijos». Es interesante pensar que «la causa mayor» de Dios somos nosotros. Cada uno tiene en sí un valor indescriptible e inigualable en el mundo.

Entender que todos somos importantes para Dios nos da una mayor visión de la consecuencia del trabajo constante que debemos de asumir como líderes o futuros líderes. Sobre todo en temas de protección de la vida humana, los derechos humanos y el respeto a la persona, sin importar creencia, religión, raza o estatus social. En el caso de los «no creyentes», también se manifiesta una causa o ser mayor: altruismo, naturaleza, la existencia (convivencia y supervivencia), el amor, el bien común, la patria, entre otros. Pero al final, siempre habrá algo mayor que uno mismo.

Liderando a la felicidad

La santidad que estamos llamados a alcanzar como líderes cristianos, se refiere a mi relación con Dios y con la gente. No solo basta con mirar al cielo, también hay que ver a los lados, tomar en cuenta a la gente y sus realidades. Tu sociedad es el lugar donde ejecutas la «Santidad».

Si quieres ser un buen líder, vuelve a tu causa o ideal, lo que da sentido a tu motivación. Recordando la respuesta a nuestra pregunta inicial: ¿quién motiva al líder?, en nuestro caso como cristianos, nuestra causa es Jesús y su modelo-testimonio de vida. Así que, vuelve a Jesús, a ese primer amor, a lo que sentías y hacías por él al inicio; deja que sea la razón primera en tu caminar por la vida e influencia a otros a seguirle. //

¿QUIÉN MOTIVA AL QUE MOTIVA?

Category: Corriente Social
0

Join the discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *